31.7.2020
Cuestionamientos

Villancicos: ¿por qué esperar hasta diciembre para escucharlos?

Diego Dreyfus

Antes de ser quien soy ante los ojos de otros por mi trabajo o por mi manera de pensar, soy un simple humano. Y como tal a veces me hago preguntas estúpidas. De hecho, a partir de esos cuestionamientos hasta cierto punto “vacíos”, han salido algunas de mis ideas más chingonas (al menos a mi parecer). Así que hoy decidí hacer este blog post basándome en algo que me pregunto todos los años: ¿por qué escuchar villancicos sólo cuando se acerca la Navidad? 


No estoy juzgando a los amantes de la Navidad, ni a los que no les gusta. Me da exactamente igual el tipo de música que la gente escuche cuando sea que lo haga. Pero me llama mucho la atención que exista una “regla implícita” en la vida, que dice que las canciones navideñas son socialmente aceptadas sólo cuando ya va a ser época navideña. Y entonces aunque te encanten, no pones villancicos en las reuniones familiares ni en tu casa “antes de tiempo”. Mi pregunta es: ¿por qué chingados tenemos que esperar hasta diciembre para escucharlos?


Esa especie de mandamiento de “no escucharás villancicos antes de tiempo” (lo mismo aplica con poner el arbolito de Navidad, ver El Grinch, hacer posadas y más cosas “navideñas”) me parece una pendejada. No es que yo me crea con la verdad absoluta. Y mis gustos no son el punto ni aquí ni en ningún lado porque son sólo mis preferencias y en ningún momento planeo que se vuelvan la norma. Yo estoy en un punto de consciencia en que hago lo que prefiera sin que me importe un carajo lo que piensen los demás o qué sea “lo que debo hacer”. Pero viéndolo desde la libertad en la que vivo, me parece absurdo que alguien tenga que privarse de algo que le gusta simplemente porque “no es tiempo”. Yo diría que si estamos en pleno verano y te dan ganas de ponerte a cantar villancicos a todo pulmón, lo hagas sin pena y sin temor a ser juzgado. Que te valga pito la época del año en la que estemos.

¿Qué pasa si escuchamos villancicos a destiempo?

close-up de luces de navidad

Me puse a investigar un poco sobre el tema porque quería tratar de entender ambos lados de la moneda. Encontré algo que no me esperaba: resulta que hacerlo puede llegar a tener repercusiones negativas tanto en ti como en las personas que escuchan tu música navideña prematuramente. Te explico: 


Según una investigación hecha por PlayGround, cuando alguien padece “Navidad Prematura” (así lo llaman algunos) y se pone a escuchar villancicos desde mucho, eventualmente se angustia y se estresa. Y no es precisamente por nostalgia familiar o algo así: lo que sucede es que se vienen a la mente los compromisos de Navidad y eso puede llegar a ser estresante. Y digo “puede llegar” porque no todos ven del mismo modo esta festividad. Para algunos significa endeudarse por comprar regalos, ropa y gastar en posadas, mientras para otros esa época implica simplemente pasar tiempo de calidad en familia, y para otros no se celebra de ninguna manera. 


El materialismo como factor

Creo que la reacción ante los villancicos (como a la de muchas otras cosas más profundas) depende de la espiritualidad de cada quien. No hablo de religión, sino de qué tan conectado estás contigo mismo y con lo que realmente te importa en la vida, mucho más allá de lo material. 


Si eres de los que se angustian buscando el regalo de Navidad perfecto para cada quien, seguramente escuchar villancicos te transportará a esos momentos en los que te estresas tratando de complacer a la gente que te rodea en esa época del año, por lo que querrás evitarlos antes de tiempo. En cambio, si para ti la Navidad es cuestión de armonía y convivencia, tal vez hasta te traen paz y no te molestará escucharlos antes de tiempo. 


Vivimos en un mundo capitalista donde el dinero sí da la felicidad. Eso no lo niego. Pero tampoco puedo negar que tener un chingo de dinero no asegura la plenitud. Lo que en realidad enriquece nuestra vida no es qué tanto dinero tengamos ni los lujos que podamos darnos, sino cómo vayamos caminando hacia nuestro gran prefiero, conectados con nosotros mismos y viviendo desde el amor. Si hablamos específicamente de la Navidad, no necesariamente sentirás mayor plenitud si das los mejores regalos, organizas las mejores posadas o si traes la ropa más cara en tus reuniones. 


Hay que aprender a valorar las cosas no materiales. A veces un abrazo, una plática profunda o simplemente ser uno mismo con las personas a quienes queremos, deja en nosotros una huella mucho más grande que lo material. Pero quienes no tienen eso claro, son justamente los que se estresan al pensar en Navidad de forma prematura. Y como es más fácil tratar de censurar aquello que nos incomoda en vez de trabajar en nosotros mismos para llegar al fondo de nuestro rechazo, la sociedad en general estigmatiza los villancicos. Es su forma de evitar pensar en las obligaciones que la misma gente se da para esa época.


Cuestiona las reglas y encontrarás tu verdad

Dejemos de juzgar al otro si escucha o no villancicos antes de la época navideña. Y si tú los quieres escuchar a destiempo, tampoco te juzgues. Como dije en este post de Instagram, mejor salgamos del cliché de juzgarnos y aprendamos de las diferencias y del espejo llamado el prójimo.Estoy seguro que ir por la vida frenándote y quitándote la oportunidad de disfrutar lo que te gusta, simplemente por temor al qué dirán o por falta de huevos para hacer lo que te dé la gana, te impide disfrutar el presente. Y como siempre digo, te vas a morir. No sabemos cuándo, pero te vas a morir. Por eso me parece una pendejada desperdiciar el tiempo siguiendo normas sociales huecas que sigues al pie de la letra, sin cuestionarlas ni un segundo.


Imagina qué a toda madre está el que va en su coche cantando villancicos en verano a todo volumen, mientras tú te amargas sólo de pensar en la Navidad. Y este ejemplo de las canciones navideñas es solamente un pedacito de las muchas verdades que te crees y hasta basas tu vida en ellas, pero en realidad no te has preguntado si desde el fondo de tu ser estás de acuerdo o no. ¿Habías pensado esto? ¿Conoces tus propias verdades? 


Si tu respuesta es “sí”, qué chingón. Si no, tampoco te alarmes. Eres parte de la mayoría. Pero puedes despertarte a ti mism@ poco a poco cuestionando lo que te han enseñado como “verdad”. Escárbale a tu interior y reflexiona si neta tus creencias son tuyas o de la sociedad. Y si lo prefieres, trabaja tu mente para moldearla según tus propias verdades. Así podrás cantar villancicos cuando se te antoje. Tengo un curso donde doy herramientas que me han funcionado para lograrlo. Si te interesa, da click aquí







Diego Dreyfus
Cuestiono todo | No soy Coach | Soy simplemente una mala influencia así que no me sigas si te da miedo crecer.
Learn More
diego@tevasamorir.comhttps://www.tevasamorir.com/

Comments

Artículos Relacionados

¿Qué significa amar?

VER MAS

¿Cómo ser emprendedor en la Ciencia? El apoyo es poco, pero las ganas sobran

VER MAS

Ser egoísta te hará un mejor padre

VER MAS

El orgasmo es tu superpoder

VER MAS

Únete A Nuestros Cursos Gratuitos

Lo que he aprendido para sacar ventaja al sistema capitalista

Entiende qué te detiene para ser pleno; y trabaja en ser la mejor versión de ti mismo.

Dices que quieres una vida mejor...
¿Pero haces con tu cerebro lo necesario para obtenerla?