28.11.2019
Mente

Todos somos personas tóxicas 

Diego Dreyfus


Tú eres tóxico, yo soy tóxico, todos somos tóxicos en algún momento. La humanidad es tóxica, es un puto virus que está acabando el planeta. 

¿Qué chingados es “tóxico”? 

Esa palabra se ha vuelto muy común para describir a la gente negativa, amargada; a los que le tiran al prójimo, juzgan y joden. Supongo que es esa gente que está a tu alrededor y que en lugar de mirarte desde un punto de vista amoroso te envidia, te tira su mierda y te echa su sombra. Supongo que eso es ser persona tóxica. Aquí una lista que encontré sobre cómo usualmente se puede identificar a alguien tóxico. 


Y si eso es ser tóxico, todos lo hemos sido en algún momento y todos los somos para alguien. 

Para dejar de ser de esas personas tóxicas, voltea hacia adentro y toma conciencia

¿Te preguntas cómo deshacerte de las personas tóxicas? Pues diría yo “muérete y luego espera a que se mueran los demás”. Y yo no me enfoco en la gente tóxica ni me interesa saber quién lo es y quién no. Solamente miro hacia adentro y me pregunto si yo estaré lastimando a otros constantemente. No soy perfecto, sé que de alguna forma tiro mi sombra y mi mierda para todos lados, pero entre más consciente y más presente estoy, menos lastimo a otros y menos piso la libertad ajena.


Creo que me he convertido en una persona menos tóxica entre más me conozco y mientras más me amo. Y además entre más me hago caso también me alejo de gente que no necesariamente me interesa junto a mí. No juzgo, no es una crítica ni me siento mejor que esa gente, pero no me interesa en este momento, no me aporta, y entonces yo no me vuelto tóxico tampoco. 


El problema de esta toxicidad entre personas, es que seguramente estás junto a alguien con quien no deberías estar, a quien tal vez no deberías procurar. Y que por una falsa idea del amor, mantienes ahí en tu vida. Por cotidianidad, porque es el amigo del kínder, tu hermano, tu tía o alguien muy cercano.


Creo que si quisieras realmente alejarte de la gente tóxica tendrías que mirar hacia adentro para mirar cuál es tu toxicidad y dejar de echarla. 


Y al hacerlo, estar consciente de cómo tú también pisas al otro, y dejar de tirar mierda, en ese momento te va a brincar el que te quiere tirar mierda. Va a ser demasiado. Si ya te estás responsabilizando y tratas constantemente de no le estarle tirando mierda al prójimo, no te va a gustar que alguien te tire mierda. Y desde ahí se soluciona el tema de la gente tóxica.

Aléjate desde la claridad más profunda de quién eres.

El problema es que siempre me preguntan sobre la gente tóxica refiriéndose a alguien muy importante. Porque si es alguien ajeno como el de la tiendita, la cosa se resuelve rápido. Pero cuando es alguien muy cercano, como tu papá, tu hija, tu hermano o tu esposa, entonces es difícil saber cómo deshacerse de esas personas tóxicas. 


Para empezar, no te puedes deshacer de la gente. Ya no estamos en esos tiempos. Hoy tenemos más consciencia, así que no te vas a deshacer de la quienes te arrojan su toxicidad. Te vas a responsabilizar y verás con quién quieres estar y con quién no. Y sí, a veces implica un familiar o a alguien muy cercano. Alejarte de la gente no viene desde un juicio. Para mí, viene desde la claridad más profunda de quién soy yo ahora y desde ahí funciono, desde ahí camino. Y quien soy yo ahora, ¿por qué habría de soportar tal o cuál cosa? 

Deja de buscar gente desde tus vacíos. 

Además en ese “quién soy yo ahora”, profundizo muchísimo como para ver desde dónde estoy buscando gente. No sé si te das cuenta, pero muchas veces buscamos gente desde vacíos. El chiste no es extrañar a alguien ya que acabó tu día. Porque es bien fácil extrañar cuando ya tu día está vacío, y entonces quedas tú, queda un hueco. Y sientes así como “¿a quién le hablo?”, “¿con quién lo lleno?”, “¿con quién me acuesto?”. Desde ahí, desde esos vacíos, tú eres el responsable de llamarle a alguien que termina junto a ti. Finalmente dices “es que la gente es tóxica”. ¿Pues pa’ qué chingados les llamas desde tus vacíos?

Nadie es tóxico si estás en amor total. 

La gente es muy tóxica si viene a llenarte vacíos; se convierte en veneno. Lo material y el dinero no es malo ni es tóxico, a menos que lo quieras usar para llenar tus vacíos. Y nada, nada es tóxico, nada por sí solo es malo, y nada solito y en pocas cantidades, mata. Pero si tú traes huecos y te relacionas desde tus vacíos, todo te hace daño y todo se vuelve tóxico. Tus lechugas preciosas que tan bien te hacen pero que te tiene atoradísimo y atoradísima contando calorías y juzgando al prójimo que no come lechugas, creo que son tóxicas; más tóxicas que un dulce que alguien se está comiendo desde el centro más placentero y divertido de su vida. 


Así que si quieres que se aleje la gente tóxica tendrías que ir al centro de ti y conocerte. Es la cosas más rara del mundo porque conocerme no termina. Siempre cambio, siempre soy otro. Y cada vez, así como el universo, creo que tiendo a la entropía. Cada vez me quiero definir menos, quiero hablar menos de estos temas pendejos. No te estoy juzgando a ti, es mi proceso. Yo ya no he querido hacer audios y videos de temas común corrientes porque siempre van a llegar a lo mismo: conciencia. Sé que tengo que hablar sobre distintos temas desde diferentes puntos de vista para llegar a la misma solución, y por eso lo hago. Cuando veo que muchos me lo preguntan, me animo a hacerlo. Desde mi perspectiva no hace sentido hablar sobre la gente tóxica pero sé que hay quien necesita que le hablen del tema. 


Es un cliché oír a los coaches de vida de hoy decir “Aléjate de la gente tóxica”, o “5 pasos para encontrar a la gente tóxica”. Yo pondría 6, y el primero sería “mírate en un puto espejo”. El segundo sería el mismo, el tercero el mismo, y hasta el sexto. Ahí está la gente tóxica: en tus ojos. Porque el día que miras al prójimo desde el amor, dejas de ver su sombra. Y si la llegas a ver, la tomas y juzgas, pero cambiarla tú. Entonces te alejas de mucha gente pero no los juzgas desde la parte negativa, jodona y tóxica de que “tú eres mejor que ellos”. Si los llegas a juzgar, es para usarlos como un espejo, mirar hacia adentro y ver qué de su toxicidad no quiero en mí. Y desde ahí se avanza.


Yo lo que he hecho conmigo es amarme por completo y darme cuenta que soy un dolor de huevos a veces, y soy un amor a veces (rara vez); que a veces soy el villano y estoy bien con eso. Y he podido estar pleno y a gusto de verdad conmigo mismo. Desde ahí la toxicidad se va desvaneciendo. Conmueve decirlo porque he tenido el valor de ir a dejar de ir a reuniones tontas, de contestar whatsapps estúpidos, de seguir gente en redes sociales porque tenía que hacerlo, de llenar mi cama por llenar mi cama. He dejado de hacer muchas cosas desde el “debería”, desde el “tengo que”, desde el “esto está bien”, desde una moral, desde las reglas, las leyes, las religiones; desde una caja. He empezado a hacerlo desde el infinito de la conciencia, desde la apertura y enormidad de la consciencia, que está llena de entropía igual que el universo, tiende al caos y no sabes qué va a pasar mañana. 

¡Ve y vive, carajo!

Cada vez hablo menos de ciertos temas y cada vez filosofo de manera más rara. Si me escuchara alguien que no está acostumbrado diría que estoy bien pendejo, y tendría razón. Cada vez tengo menos ganas de hacerles audios y videos de tips y de cosas mundanas, creo que no sirven para nada. Ya lo había dicho hace mucho. ¡Es que tu vida está pasando! Tu vida está pasando ahí, mientras me lees o me escuchas ¡Ya deja de hacerlo! ¡Ponte a vivir!


Si me sigues es porque sigues en ese “proceso”, que es una idea que te creaste por no tener los huevos de realmente hacer conciencia. Creo que el “proceso espiritual” es una mentira, es un querer, y por eso para mí, estar en el camino espiritual es otra mentira del ego. Creo que buscarte a ti mismo es otra mentira del ego. Creo que el aquí y el ahora, el despertar, la conciencia, la espiritualidad, la iluminación, están todas aquí, en este momento y en este lugar. 


Si todavía no sabes estar en el presente, entonces sí chíngate muchos otros audios y artículos míos y de otras personas a ver si así llegas a sentir plenitud. Plenitud en la toxicidad humana, en la tristeza, en un orgasmo, en la incomodidad, en la constante muerte, en esta vida extrañísima, en este juego tan raro que no va a llegar a nada. 


El universo solo se está expandiendo y si lo lleváramos hacia el futuro y pudiéramos visualizar dónde va a llegar, solamente es a una expansión tal en que todo desaparecería. Nada hace sentido. Nada de lo que tienes, nada de lo que crees que te define, nada de lo que huyes, de lo que compras, nada hace sentido. Nada, si no logras observar a través. No hay manera de explicarlo en palabras. 


Si no logras ver a través de todo esto, seguirás preguntando cómo alejarte de las personas tóxicas (sin aceptar que tú también lo eres o lo has sido en alguna ocasión). Al final de cuentas eso también es maravilloso y amoroso; te enseñaría yo la importancia de acercarte a esa gente. Si alguien es tóxico es porque se envenenó de cosas, se llenó de vivencias negativas y le creyó al ego en lugar de darse cuenta que podía estar en amor total, y ya. 


Espero haga sentido. 



Si quieres escuchar este episodio de mi podcast completo, dale click aquí.
Diego Dreyfus
Cuestiono todo | No soy Coach | Soy simplemente una mala influencia así que no me sigas si te da miedo crecer.
Learn More
diego@tevasamorir.comhttps://www.tevasamorir.com/

Comments

Artículos Relacionados

¿Qué significa amar?

VER MAS

¿Cómo ser emprendedor en la Ciencia? El apoyo es poco, pero las ganas sobran

VER MAS

Ser egoísta te hará un mejor padre

VER MAS

El orgasmo es tu superpoder

VER MAS

Únete A Nuestros Cursos Gratuitos

Lo que he aprendido para sacar ventaja al sistema capitalista

Entiende qué te detiene para ser pleno; y trabaja en ser la mejor versión de ti mismo.

Dices que quieres una vida mejor...
¿Pero haces con tu cerebro lo necesario para obtenerla?