18.3.2020
Crecimiento

Manejo de emociones: ¿neta la Inteligencia Emocional es la más importante de todas?

Mariana Valenzuela

En la escuela (y en la vida) nos enseñan un montón de cosas que no nos sirven para nada. Pero cuando se trata de nuestras emociones, a veces estamos casi en blanco. Es un tema del que casi no se habla, por alguna razón que yo sigo sin entender. Decimos que alguien “es muy inteligente” solo cuando saca buenas calificaciones o es muy bueno para las matemáticas, o tiene muy buena ortografía o es buen orador. Pero cuando alguien tiene buen manejo de emociones, nadie lo chulea ni le echa porras. 

Es como si la inteligencia emocional no fuera una inteligencia como tal y por lo tanto no fuera importante trabajar en ella. Y yo soy fiel creyente de que sí importa, y mucho. Para mí es igual de valioso ser muy listo para los números, la ciencia o las palabras, que con las emociones. 

Pero esto no se trata de lo que yo opine, porque no soy absolutamente nadie como pa’ decirte cuál es la verdad. Entonces me di a la tarea de investigar a fondo sobre el tema. 

En este blog post te compartiré la teoría de expertos (y una que otra opinión y experiencia propia) para educarnos un poco sobre el saber conocer y controlar nuestras emociones. Y así tú decidirás si para ti es neta eso de que la inteligencia emocional es tan importante como dicen hoy en día.

La inteligencia va más allá de lo racional y lo lógico

Hace varios años se creía que la inteligencia sólo se podía medir con el coeficiente intelectual y tenía que ver sólo con lo racional y lo lógico-matemático. Se tenía la idea que un IQ elevado, era sinónimo de inteligencia y por lo tanto garantía de “éxito”. Incluso a los Millennials nos tocó que nos enseñaran eso nuestros papás y en la escuela. Lo importante era estar en el cuadro de honor. Si no, “qué burros” (siempre con las pinches etiquetas). 

Pero luego algunos expertos fueron despertando poco a poco y se dieron cuenta que la inteligencia va mucho más allá del IQ. Se descubrió que la clave del éxito no solo reside en el pensamiento racional puro sino que las emociones jugaban un papel fundamental. Entonces se crearon teorías que cuestionan ese concepto de que para ser inteligente hay que tener bien desarrolladas la lógica y la racionalidad. 

El Psicólogo Howard Gardner, con su Teoría de Inteligencias Múltiples, le dio en la madre a la teoría de lo racional como inteligencia única. Dejó ver que hay muchas inteligencias. No se trata de dar la contra a la idea que se tenía sobre ser inteligentes; solamente se ampliaba el panorama en el tema.

Gardner dijo que existen 8 tipos de inteligencias:


1. Inteligencia corporal-kinestésica

A quienes tienen bien desarrollada esta inteligencia, se les da eso del baile y otras actividades físicas que tiene que ver con mover el cuerpo. Es útil también para expresar emociones a través de nuestro lenguaje corporal. 

¿Quiénes la desarrollan más? Bailarines, deportistas, actores y hasta cirujanos y escultores. 


2. Inteligencia musical

El arte de la creación y la interpretación de la música también es una inteligencia. Gardner llegó a esa conclusión partiendo de que en todas las culturas está presente la música de una u otra forma.

¿Quiénes la desarrollan más? Cantantes, compositores, músicos o directores de orquesta, productores musicales. 


3. Inteligencia lógico-matemática

Lo que se creía que era antes la única inteligencia, hoy se toma en cuenta como una de las 8 que nos definen a los humanos. Se ve reflejada en la habilidad para razonar con lógica y resolver problemas matemáticos. 

¿Quiénes la desarrollan más? Doctores, ingenieros, académicos o contadores. Son personas a quienes se les da eso de los números y piensan de forma racional.


4. Inteligencia espacial

Es la habilidad de observar nuestro mundo desde distintas perspectivas y ángulos. Quienes la desarrollan tienen facilidad para crear imágenes mentales y calcular volúmenes, capacidades y más. 

¿Quiénes la desarrollan más? Arquitectos, ingenieros civiles, diseñadores gráficos y más. 

5. Inteligencia lingüística

Es la capacidad de dominar el lenguaje y comunicarnos adecuadamente, ya sea a través del habla, la escritura o los gestos. Los que tienen esta inteligencia tienen facilidad para redactar y hablar en público.

¿Quiénes la desarrollan más? Escritores, actores, conferencistas, profesores, periodistas, historiadores y poetas. 

6. Inteligencia naturalista

Permite identificar los elementos del medio ambiente (animales, plantas, el clima y fenómenos naturales). Quienes desarrollan la inteligencia naturalista pueden aprovechar de forma creativa los recursos de la naturaleza. 

¿Quiénes la desarrollan más? Biólogos, veterinarios, antropólogos, meteorólogos, y más. 

7. Inteligencia interpersonal

Es la habilidad de relacionarnos con las personas a nuestro alrededor, y de saber empatizar e interpretar cosas de los demás aunque no nos las digan directamente. 

¿Quiénes la desarrollan más? Terapeutas, psicólogos, pedagogos, profesores, etcétera.

8. Inteligencia intrapersonal

Se refiere ac onectar con nuestro interior y hacer introspección constante para reflexionar y entender por qué somos como somos, es tener inteligencia intrapersonal. 

Esta inteligencia no es exclusiva de ningún tipo de profesión.


Cabe mencionar que, según Gardner, todos tenemos desarrolladas estas ocho inteligencias. Unas en mayor medida y en otras le batallamos un poco, pero es cuestión de ponernos las pilas si queremos mejorarlas. Las inteligencias se van desarrollando con la práctica, así que no pasa nada si de pronto sientes que alguna de ellas no la tienes tan fortalecida: la puedes desarrollar. 

Con su teoría de 8 inteligencias, Gardner comprueba que no hay que continuar poniendo etiquetas a los demás juzgándolos de “tontos” o cosas más hirientes sólo porque no tengan desarrollada cierta inteligencia. Cada quien sus talentos, cada quien sus inteligencias. Es igual de valioso ser inteligente para los números que para la música o para el lenguaje. 

¿Qué es inteligencia emocional?

La inteligencia emocional fue impulsada por el psicólogo Daniel Goleman y se define como la capacidad de entender las emociones ajenas, comprender las nuestras y gestionar nuestros estados sentimentales. Este tipo de inteligencia se relaciona con la intrapersonal y con la interpersonal porque hace referencia a la empatía y a la conexión con nosotros mismos. 

Para Goleman, la inteligencia emocional implica cinco capacidades básicas: 

  1. Descubrir nuestras emociones y sentimientos
  2. Reconocer lo que sentimos
  3. Manejar nuestras emociones
  4. Crear una motivación propia
  5. Gestionar las relaciones con uno mismo y con los demás

La clave en esto de la inteligencia emocional es el manejo de emociones. La inteligencia emocional nos ayuda a identificar y entender nuestras emociones, para saberlas manejar y entender por qué las sentimos. Y para lograrlo se tiene que trabajar muy cabrón de manera interna. No basta con saber qué sentimos, sino hay que ir muy adentro de nosotros en un ejercicio de introspección para lograr darnos cuenta de por qué nos sentimos de esa manera. 

Básicamente, si somos inteligentes emocionalmente aprendemos a no dejar que lo que sentimos controle nuestra forma de reaccionar ante la vida, especialmente ante las cosas que nos encabronan o nos estresan. 


¿Cómo andas de tu manejo de emociones?

Hice un pequeño quiz para que por tu cuenta te eches un clavado a tu interior para ver cómo andas de tu inteligencia emocional y reflexiones sobre tu manejo de emociones. 

Responde con honestidad. No hay respuestas correctas ni incorrectas, es sólo un ejercicio de introspección. Nadie va a ver tus respuestas y solo tú te vas a juzgar. No tiene caso mentirte a ti mismo, así que no la pienses al responder. 

Elige la respuesta que más se acerque a tu realidad. Califica con 1 a las opciones que no tengan nada que ver contigo, y con 5 a aquellas con las que te identifiques. 

Ahí te van las preguntas. Calíficalas del 1 al 5 en la raya:


Situación

Sé identificar mis emociones o sentimientos. Los puedo distinguir y nombrar: _________________

Entiendo de dónde viene lo que siento, qué es lo que me hace sentir de cierta forma: _________________

Pienso antes de actuar. Trato de no dejarme llevar por mis emociones: _________________

No me gusta esconder ni reprimir mis sentimientos. Me permito sentir: _________________

Tengo la capacidad de empatizar con los demás y entender qué sienten y por qué se sienten así: _________________

Creo que las emociones son importantes: _________________

Trato de alejarme de lo que me provoca emociones negativas o estrés: _________________

No juzgo a los demás cuando se muestran vulnerables: _________________

Me gusta reflexionar sobre mi forma de ser y de actuar: _________________

¿Qué tal tus respuestas? Seguramente no en todas pusiste 5. Y eso no implica que “estés mal” ni nada de eso. Sólo quiere decir que eres un humano y como tal a veces nos falta trabajar un poco más en nosotros mismos para ser nuestra mejor versión (y en este caso para manejar adecuadamente nuestras emociones). Mis respetos a quienes tienen alto puntaje en esas situaciones. Pero si no es tu caso, no hay problema.

Si quieres trabajar en tu inteligencia emocional, ahora que ya identificaste cómo andas en tu manejo de emociones, puedes empezar ese camino. Y si tienes ganas de explorar más este tema y quieres profundizar más sobre tu manejo de emociones, aquí hay un test más detallado que te puede orientar al respecto.

¿Para qué trabajar en nuestro manejo de emociones para mejorar nuestra inteligencia emocional?

Goleman afirma que el Coeficiente Intelectual tan solo predice del 10 al 20% del éxito en la vida. Si deseamos alcanzar el éxito, independientemente de lo que eso signifique para ti, no solo importan nuestras habilidades intelectuales, sino también nuestra capacidad de manejar nuestras emociones y nuestras habilidades personales. Por eso sí es importante tomarnos tiempo para desarrollar nuestra inteligencia emocional. 

Nuestro manejo de emociones juega un papel clave para determinar la forma en que reaccionamos ante las diferentes situaciones de la vida.

Si permitimos que las emociones negativas nos controlen, no podremos reaccionar de manera positiva ante las situaciones a las que nos enfrentemos. Por eso a veces explotamos, nos encabronamos muy fuerte o no podemos dejar de llorar ante la frustración que algo nos provoca. En cambio, cuando controlamos nuestras emociones podemos ver las cosas desde un punto de vista menos dramático yo negativo, y así se siente menos culera la vida. 

¿Cómo manejar nuestras emociones?

Al final de cuentas cada quien tiene sus propias formas de conectar con su interior y manejar lo que siente, pero existen teorías que dan algunas recomendaciones. Te las comparto por si te sirven:

  1. Saber reconocer las emociones. Tener un vocabulario amplio sobre emociones y sentimientos, y poder identificarlos correctamente y hablarnos con claridad al momento de sentir algo.
  2. Aceptar lo que sentimos. No huir de los sentimientos ni negarlos.
  3. Darnos tiempo y espacio para que nuestras emociones simplemente sean, sin forzarlas ni querer que a huevo desaparezcan o cambien a nuestro antojo. 
  4. Reflexionar sobre cómo reaccionamos ante nuestras emociones. Analizar si dejamos que las emociones nos controlen o si las sabemos manejar.
  5. Informarnos sobre inteligencia emocional y buscar ayuda de expertos en caso de que se nos dificulte entender y procesar este tema de las emociones propias y ajenas. 
  6. Visualizar la vida que preferimos e identificar qué emociones o actitudes negativas nos están deteniendo para llegar a ese gran prefiero. 
  7. Entender que cada quien tiene su propio proceso para sobrellevar sus emociones y ser feliz, en vez de aferrarnos a seguir cierta fórmula.


Al final del día la inteligencia emocional va muy de la mano con el autoconocimiento. Si quieres crecer en este sentido y mejorar tu manejo de emociones, date la oportunidad de conectar contigo, hasta lo más profundo. No insistas en querer llegar a algo, simplemente trabaja en ti para que estés bien contigo y así puedas estar bien con los demás. Creo que de eso se trata la inteligencia emocional. 

Y sí la considero la más importante de las inteligencias porque de nada serviría ser un genio con los números o con la naturaleza, si no podemos estar en paz con nuestro interior y con quienes nos rodean. Además, si somos inteligentes emocionalmente podemos tomar decisiones objetivas e inteligentes porque no nos dejamos llevar por los impulsos o por el poder de nuestras emociones. Así que por donde la vea le encuentro ventajas a echarle ganas a esto del manejo de emociones.


Mariana Valenzuela
Siempre he querido cambiar al mundo y al escribir me siento superpoderosa. Soy muy yo: cursi, feminista, entregada y fan de lograr cosas que parecen imposibles. Espero nunca se me quite lo terca.
Learn More
mariana@tevasamorir.comhttp://www.tevasamorir.com

Comments

Artículos Relacionados

Salud emocional: cuidar más allá de lo que vemos en el espejo

VER MAS

Autoestima alta: vivir desde el amor propio

VER MAS

¿Para qué publicar en redes sociales tu vida?

VER MAS

Diferencias entre estar enamorado y amar

VER MAS

Únete A Nuestros Cursos Gratuitos

Lo que he aprendido para sacar ventaja al sistema capitalista

Entiende qué te detiene para ser pleno; y trabaja en ser la mejor versión de ti mismo.

Dices que quieres una vida mejor...
¿Pero haces con tu cerebro lo necesario para obtenerla?