20.12.2019
Crecimiento

¿Las personas cambian?

Mariana Valenzuela

El gran mito de que la gente nunca cambia

Estudios científicos han revelado que nuestra piel se renueva y es totalmente nueva al paso del tiempo. Todos nuestros órganos se regeneran por completo cada cierto tiempo y el envejecimiento se da por falta de ciertos químicos. Lo más probable es que el riñón con el que naciste ya ni siquiera exista y ahora tienes uno nuevo. La piel que ves en el espejo ya es otra totalmente distinta, tal y como las serpientes migran de piel, el ser humano también lo hace. ¡Ya tienes otro cuerpo! ¡otra piel!, ¡otras uñas! ¡Te regeneras constantemente! 

Entonces, ¿por qué cambiar parece tan disparatado? Si lo que ves en el espejo no es quien eras hace unos años. Ni por dentro ni por fuera..¿Y tú sigues agüevo queriendo seguir pensando/siendo lo pinches mismo de hace 4, 5 años? ¡No mames!

Me gusta la analogía de cambio de piel porque el ser humano lo hace física y emocionalmente. Este fenómeno me recuerda a un evento muy fuerte que tuve de duelo. Estaba surgiendo un cambio enorme en mi vida que es la decisión de llevar al pico y quiebre una relación. Recuerdo claramente el dolor al expliáarselo a mi terapeuta, le decía:

 “Siento que me estoy arrancando la piel desde la cabeza hasta los pies”.

Es verdad, no te estoy mintiendo; ese fue el ejemplo más cercano que pude encontrar para describir mi tremendo dolor emocional. Estaba cambiando, estaba sufriendo desapego, sentía que se abría el piso. Una voz interior me susurraba todos los días mientras me duchaba, caminaba por las calles o me iba a la cama que esa relación ya no permitía mi crecimiento personal, no me dejaba ser Yo, pero cada vez que me acercaba al dolor que implicaba cambiar me echaba para atrás. Estuve en un vaivén un tiempo hasta que por fin decidí hacerlo y fue estúpidamente doloroso. 

La mayoría de las personas al hablar de crecimiento económico, laboral, personal o amoroso, no dudan ni dos segundos en que es algo deseable. Si realmente deseas cambiar quiero que te des cuenta que no solo obtendrás las tan deseadas ganancias, también el cambio acarrea bastantes renuncias.

El cambio es una montaña rusa

Cambiar es animarte subir a una montaña rusa de frustración y aprender a soltar expectativas. No lo puedo pintar fácil porque no lo es, hay un diálogo recurrente o una idea en el imaginario social que dibuja la transformación con un cierto optimismo “pendejo”, como si sólo se necesitará la mera decisión de hacerlo. Implica muchísima humildad cambiar pues en el egocentrismo creemos que todo se trata de nosotros, ignorando que somos seres humanos que vivimos en comunidad y como lo dice la palabra: somos una “común-unidad” y necesitamos al otro para conocernos y crecer porque somos espejos.

Ir por la vida con actitud de “yo todopoderoso” o “yo sabelotodo” resulta peligroso porque te puede poner en una lucha solitaria, vacía y llena de frustración. No puedes controlar todo lo que pasa a tu alrededor; es más, no puedes controlar nada. Tampoco puedes aferrarte tanto a tus putas ideas. Ceder puede resultar la opción más viable para lograr un cambio, aún cuando te parezca contradictorio. Hay que aprender a soltar en vez de aferrarnos

Nuestra autenticidad nos guía

Cuando quieras  llevar tu vida por un lado que implica estancamiento, tu esencia y tu autenticidad se revelarán de diferentes formas para lograr direccionarte hacia tu crecimiento. En otro momento de mi vida tuve cansancio crónico por varios meses y me sentía agotado, como si todos los días fueran pesados e intentaba ser lo más optimista posible. En mi trabajo sonreía todo el tiempo y cuando alguien me preguntaba cómo me iba laboralmente constestaba “¡de maravilla!”. En mi mente estaba la idea que tenía que mantenerme optimista (apretar) para que después se “reflejara” en mi realidad los frutos, ¡qué equivocado estaba!

Cuando empecé a ser honesto conmigo mismo y por fin acepté lo infeliz que estaba con ese trabajo, empecé a soltar. Dejé ir las expectativas que tienen los demás de mí y las que tenía de mí mismo. Dejé de cazar el dinero, dejé de preocuparme por ser exitoso, solté personas, ideas, el pasado y el futuro. 

¿Quieres cambiar tú también hacia la vida que prefieres? Entonces deja de aferrarte a la idea del “deber ser”, de que todo en tu vida es de cierta forma porque “así es”. 

Aprende a soltar, disfruta lo que hay aquí y ahora y tu esencia te guiará hacia el desprendimiento de la piel vieja. Abraza el cambio y la nueva versión de ti.  

Mariana Valenzuela
Siempre he querido cambiar al mundo y al escribir me siento superpoderosa. Soy muy yo: cursi, feminista, entregada y fan de lograr cosas que parecen imposibles. Espero nunca se me quite lo terca.
Learn More
mariana@tevasamorir.comhttp://www.tevasamorir.com

Comments

Artículos Relacionados

Salud emocional: cuidar más allá de lo que vemos en el espejo

VER MAS

Autoestima alta: vivir desde el amor propio

VER MAS

¿Para qué publicar en redes sociales tu vida?

VER MAS

Diferencias entre estar enamorado y amar

VER MAS

Únete A Nuestros Cursos Gratuitos

Lo que he aprendido para sacar ventaja al sistema capitalista

Entiende qué te detiene para ser pleno; y trabaja en ser la mejor versión de ti mismo.

Dices que quieres una vida mejor...
¿Pero haces con tu cerebro lo necesario para obtenerla?