14.8.2020
Cuestionamientos

Juzgar en redes sociales: ¿la nueva inquisición?

Diego Dreyfus


Últimamente he visto a mucha gente siendo fuertemente juzgada en las redes sociales, como si viviéramos una nueva Inquisición. Algunos de esos linchamientos pareciera que son socialmente permitidos. “A este sí que se lo coman vivo”. Desde mi punto de vista todos los linchamientos sociales de hoy en día son una mamada. ¡Ya dejen de joder!


Cada vez hay más personas que tienen una opinión negativa sobre lo que hacen los demás y se sienten superiores al juzgar. Estamos dividiéndonos cada vez más, apuntando con un dedo para señalar al otro. ¿Sí te acuerdas que al apuntar a alguien con un dedo tienes otros putos dedos apuntando hacia ti de regreso?


Para vivir una vida en positivo, necesitas aceptar tu sombra


Si hablo de mí, yo vivo feliz y me siento completo porque amo todo lo que soy. Conozco mi sombra, y además los haters me la recuerdan muy seguido; se los agradezco, pero también abrazo mi luz. Soy egoísta, hablo mucho de mí, soy mamón, arrogante, verborreico, obsesivo compulsivo, sabelotodo, pseudo-coach, vende-humo, mala influencia, y demás. Todo eso soy según la gente que me juzga. Y sí, sí tengo algo de todo eso. Sé manipular, sé comunicar. 


La diferencia entre ese güey que me lo dice, y yo, es que él lo dice desde afuera como si se sintiera mejor que yo. Y que yo sabiendo esa sombra que tengo he decidido crecer, no caer ahí. Y con una conciencia constante pues uno trata de no ser su sombra. Pero la tienes y la aceptas. Creo que cuando no aceptas tu sombra, tus deditos están viendo hacia afuera. Y juzgas. 


Ya le pasó a Bárbara De Regil hace unos meses: se la acabaron en redes. También le pasó a Samuel García, que sacó el video con su novia y le dijo que se le veía la pierna y se hizo meme por todos lados. Da igual si los conoces o no, si te caen bien o no. Ponte a ver qué estás haciendo tú con tu vida. Piensa por qué esa gente está en medio del escenario y tú no. Si hicieron cosas muy cabronas o no, sus consecuencias tendrán. Pero quién eres tú para estar con un dedito culero apuntando desde el anonimato de tu casa. Por más que tu avatar y tu nombrecito se note, estás en un anonimato. Porque nadie en la calle se atreve a hablarte culero, pero en redes sociales sí te juzgan fuertemente. 


Creo que esto tiene que ver con la falta de aceptación, con estar frustrados. Si no aceptas tu sombra, entonces tú tampoco eres perfecto. Se nos hace agua la boca a los latinoamericanos, pero más a los mexicanos, de pensar quién va a ser la próxima persona a la que vamos a juzgar. Y si te pasa eso, es porque tu vida está tan culera, que te tienes que fijar en la de otros, destruir la de alguien más. Tienes que juzgar a otros para decirte a ti mismo que no eres el único pendejo. Te consuelas diciendo que los influencers son pendejos. Pero por lo menos esa gente a la que juzgas está ahí, en el reflector, tratando de hacer lo mejor que puedan. 


Lo fácil es quedarse quieto, lo fácil es callarse el hocico. Lo fácil es no ser influencer y no tirarle a la mayor luz que tienes, porque entonces no vas a cagarla y nadie te va a apuntar con el dedo. Yo a esos les llamo pusilánimes. Y a mí se me permite decir lo que quiera en redes sociales porque nunca he pretendido lo contrario. Siempre he dicho “esta es mi sombra, ¿y qué pedo?”. 


No es que esté hablando específicamente de los haters. Hablo del ambiente que se está sintiendo en redes sociales en México y en todos lados. Los famosos en todo el mundo están diciendo que las pinches redes sociales son un el mundito más culero que hay. 


Las redes sociales están de hueva

letrero led de símbolo de likes con cero likes


Hay gente positiva y gente negativa. Lovers y haters, por decirles de una forma. Al final todos somos humanos y no se trata de dividirnos, pero en este post quiero enfocarme en esas dos formas de ver la vida. Y la neta me da gusto que así sea, a ver si así nos vamos ya todos a la vida real a vivir en serio en vez de estar en la vida virtual jodiendo al prójimo.


Date cuenta que la vida virtual no es la realidad. Es un pedazo, pero está llena de filtros y poses.

Mi vida virtual es muy auténtica, pero cuido mi seguridad y mi intimidad. Me muestro muy como soy, pero no completamente. Por más que estés del otro lado de la pantalla y sientas que me conoces, no me conoces. Ahora imagínate qué pasa con cantantes, influencers u otras personas que hacen lo mejor que pueden pero no se dedican a lo mismo que yo. Ellos no han sacado toda su esencia en redes sociales. Por supuesto que cometen un error y se los linchan.


¿De dónde viene tanto hate?


Este linchamiento social tiene que ver con que la gente no acepta su propia vida.


Volvamos al tema de los haters. Están presentes siempre esperando a quién linchar en redes sociales. Yo creo que si tu opinión no es proactiva, positiva o de corazón, no la des. Si no te la pidieron, cállate el hocico. No pretendo que todos piensen como yo, pero sí creo que las opiniones serían más valiosas si se dieran con afán de abrir la mente y filosofar, no en plan de juzgar y decir “este es un pendejo”. De hecho, creo que debes estar muy pendejo como para no usar eso que te cagó para usarlo de espejo y cambiar tu vida


En vez de criticar a otros, voltea a ver tu propia vida. Ten los huevos de mirar hacia dentro, unir tu sombra, aceptar lo que eres, y desde ahí lánzate a la mejor vida. 


Si no lo haces es por miedo. El miedo de los mexicanos no es que nos vaya mal o cagarla: es el miedo a su propia luz. Si un día sales de tu papel de víctima y te responsabilizas, dejarás de estar criticando a quienes según tú son unos pendejos, podrás aceptar tu sombra y estar en tu mejor luz. Y ese día te darás cuenta que tú estás en el ojo del huracán, y a ti te van a poder juzgar.


Tú no tienes éxito porque es más fácil juzgar y criticar. Y no se trata de atacar ni de defender a alguien, sino de que tú veas dentro de ti para encontrar tu propia verdad. Toma las sombras de quienes criticas y ve qué puedes hacer en tu vida para no ser lo que te caga. Así podrás crecer. Pero mientras sólo te creas mejor, tu vida vale pito. 


Juzgar a otros es falta de amor propio


Es muy doloroso ver que la gente no se ame por completo. Quien tiene una vida increíble no tiene tiempo de hatear. Quien odia a la gente y los apunta todo el tiempo con el dedo, tiene miedo a aceptar su sombra, a crecer, a disfrutar en libertad. Y ser libre implica responsabilidad propia para llevarse a sí mismo.


Espero desde el amor que no haya más linchamientos sociales pero sé que pronto estaré hablando de nuevo sobre el tema porque se van a chingar a alguien más y lo van a juzgar sintiendo que son mejores. Seguirá pasando si la gente no aprende a mirar a conciencia a los demás. 


Para cerrar te diría: échale porras a los demás con todo y su sombra. Toma de ellos lo que te sirva para mejorar tu vida. Si no sabes cómo, te recomiendo mis cursos. Edúcate para aprender a vivir desde el amor propio y llegar al éxito. A tu propio éxito, para que ya no sientas la necesidad de juzgar a los demás con tal de sentirte mejor respecto a tu vida.



Diego Dreyfus
Cuestiono todo | No soy Coach | Soy simplemente una mala influencia así que no me sigas si te da miedo crecer.
Learn More
diego@tevasamorir.comhttps://www.tevasamorir.com/

Comments

Artículos Relacionados

¿Qué significa amar?

VER MAS

¿Cómo ser emprendedor en la Ciencia? El apoyo es poco, pero las ganas sobran

VER MAS

Ser egoísta te hará un mejor padre

VER MAS

El orgasmo es tu superpoder

VER MAS

Únete A Nuestros Cursos Gratuitos

Lo que he aprendido para sacar ventaja al sistema capitalista

Entiende qué te detiene para ser pleno; y trabaja en ser la mejor versión de ti mismo.

Dices que quieres una vida mejor...
¿Pero haces con tu cerebro lo necesario para obtenerla?