11.8.2020
Cuestionamientos

Hacer arte desde el egoísmo

Diego Dreyfus


Me caga la idea de tener que generar contenido sólo por el hecho de producir más y más, especialmente en redes sociales. Eso hace que a pesar de estar tan llenas de contenido, las encuentre vacías. No tienen un propósito profundo porque lo que se publica no nace de las ganas de hacer arte, sino de la “obligación” que sienten algunos por tener sus feeds siempre con nuevos posts. ¡Qué mamada!


A mí me vale si duro mucho tiempo sin subir nuevo material o si de repente lo hago muy seguido. No le doy valor a lo que hago por su frecuencia, si no por el proceso que vivo para generarlo. Por eso prefiero publicar cosas cuando me nazca hacerlo y por mi propio egoísmo, sin buscar complacer a nadie más que a mi ego. Quiero que mis redes sociales reflejen lo que soy en vez de estar creando contenido a lo pendejo y sentir que están vacías.


Seguramente muchos Mercadólogos, Publicistas o Creadores de contenido me estén mentando la madre y me tachen de pendejo o de estar hablando por hablar. Me tiene sin cuidado. Creo genuinamente en la belleza de crear a conciencia, desde mis ganas de expresar algo que para mí tenga valor comunicar en ese momento. Lo hago por mí y para mí. Y si para alguien no tiene sentido lo que publico, me vale pito porque no es para ellos. Y si a alguien le mueve alguna de mis publicaciones y le sirve para despertar, qué chingón, pero no lo hago para eso. Es puro egoísmo. Soy un egoísta de mierda. Lo tengo hasta en mi nombre: DiEGO. 


La vida es como una respiración


Me gusta comparar la vida con una constante respiración. Inhalo y exhalo, todo el tiempo. Inhalo lo que la vida me pone enfrente, me tomo un tiempo para sentirlo y procesarlo, y luego exhalo. 


Las redes sociales son una representación virtual de nuestra vida. Si las vemos también como una respiración, son una exhalación constante con un puto mal aliento. Qué pinche asco.


Casi nadie pausa un poco para tomarse el tiempo de suspirar y consumir a consciencia. La gente no se detiene a inhalar con calma, respirar y a tener un tiempo para asimilar lo que pasa en su interior y qué quieren lograr con lo que publiquen. Simplemente sueltan su aliento apestoso para que los demás no digan que no está presente en redes. Sólo se enfocan en exhalar una y otra vez para bombardear a la gente de contenido porque si no, se aburren. En vez de hacer arte, generan contenido hueco que no inspira ni a ellos ni a los demás.


La inspiración simplemente es; no se puede forzar

Diego Dreyfus sentado en un sillón leyendo a contraluz


Hay quienes incluso calendarizan sus contenidos. No entiendo para qué chingados lo hacen. No se le puede poner fecha y hora a la inspiración: simplemente es; llega cuando llega, no cuando a huevo quieres lograr inspirarte. Se puede estimular la creatividad, pero no es lo mismo que la inspiración. Puedes ser una persona muy creativa, pero si no te llega la inspiración será muy difícil que crees algo de valor. Digamos que si la creatividad viene de la mente, la inspiración es desde el corazón (por decirlo de alguna manera).


Sin embargo, es tan grande el afán de generar contenido sin parar, que se deja de dar valor al arte de crear desde lo más profundo del ser. Y todo con tal de cumplir con el calendario para tratar de satisfacer esta estúpida necesidad de la sociedad por consumir a lo pendejo. 


Creo que para hacer arte hay que estar inspirados, si no deja de ser arte para convertirse en simple producción de contenido guiado por el marketing que no genera conexión ni con quien la hace ni con el público. Por eso las redes sociales ya están de la chingada, y dan tanta hueva. Tal vez por unos segundos sí es consumido por muchos, pero no genera un impacto más allá y se disuelve en el efímero mundo de lo que a todos termina valiendo madre. 


Ya por eso hasta a mí casi siempre me da hueva postear en mis redes. Por eso a veces pasan tres semanas sin que tenga alguna novedad publicada. Si no siento que tengo algo chingón para comunicar, mejor no lo hago. 


Hacer arte desde adentro


Yo consumo contenido, leo, inhalo, tomo lo que quiera de eso que respiro y disfruto ese momento de silencio que hay entre cada inhalación. Me detengo en ese momento para acomodar mis ideas y consumo información que puede generar nuevas ideas para luego exhalarlas con mi aliento, muy a mi manera de decir las cosas, que para unos es cruda y directa y para otras burda y estúpida. Llámala como quieras, pero es mi forma. Soy fiel a mi esencia y la transmito en cada una de mis exhalaciones. Publico desde el amor propio. 


Si me criticas por la forma en que hago arte, te mando a la mierda, y tú puedes hacer lo mismo conmigo. En mi opinión el artista debería ser un humano que hurga en sí mismo y saca por sí mismo. Chance y te inspira, chance y no. Pero el momento en que el arte sale de la persona que lo creó, deja de ser parte del autor y se vuelve un ente por sí mismo. Y la percepción de cada quien sobre eso que ya salió de alguien, es muy su pedo. Yo no decido cómo interpretas lo que yo hago (ni me importa, en realidad); es algo que tú defines. Pero para el artista lo importante, creo yo, es la creación misma, la exhalación misma. Y para exhalar hay que inhalar. 



Para muchos darse el tiempo de hacer arte desde adentro, disfrutando el proceso, no es tan importante como tener un chingo de likes y comentarios, aumentar constantemente seguidores y estar siempre activos en redes sociales. Y eso se refleja en el tipo de cosas que publican por publicar. Si eres de esas personas, te diría: ¡para! Para de hacer contenido por hacerlo, de consumir por consumir, de seguir gente sólo por seguirla. Limpia tus putas redes sociales. No pierdas el tiempo consumiendo contenido de personas que no te dejan nada, a quienes ni conoces bien. Quédate sólo con el tipo de contenido que te inspira, te confronta, te conmueve o despiertan algo en ti. Ten cuidado a quién sigues y qué sigues. 


Somos animales virtuales ávidos de consumir contenido vacío. No sabemos estar quietos, ni observar ni utilizar nuestros cinco sentidos en esta simulación llamada vida.


Desde mi punto de vista, hay que disfrutar la vida. Me gusta apreciar las creaciones de quienes se dieron el tiempo de inhalar, pausar, pensar e imprimir su esencia en la creación que hicieron al exhalar. Y sobre mi forma de producir nuevas publicaciones, me tomo mi tiempo de no crear contenido cuando no siento que tengo algo que valga la pena. Pauso un poco (o mucho) para después poder crear algo distinto que me deje satisfecho porque creo que la vida sólo hace sentido si exhalo esta vida con todo mi puto ser. Y esa exhalación para mí es la entrega del amor más puro. Esa vulnerabilidad es lo que hace sentido. 


A veces me pregunto si mi contenido vale la pena o no. Porque también lo mío lo cuestiono. Y no sé la respuesta. Tal vez sí tiene algo de valor o tal vez mis filosofadas no inspiran. No lo sé. Pero me juzgo, me atrevo a inhalar, a parar y a exhalar, y a entregarme por completo en esa exhalación. Y a veces mi aliento sabe a regaño, o para algunos sabe a soberbia. En ocasiones también sabe a vulnerabilidad, sólo para ver si hace sentido mi existencia, y chance la tuya.

A pesar de todo, lo que ves en mis redes siempre tiene sabor a mí.


Sea como sea la forma en que los demás perciban mi forma de hacer arte (si es que así se le puede llamar a lo que hago cuando sí me sale algo chingón y profundo según yo) es muy mía. Por eso es tan real. Expresarme sin pelos en la lengua en cada exhalación siendo fiel a mi esencia, me da plenitud y me acerca a lo que para mí es el éxito. Y creo que eso lo nota la gente que me sigue.


Si quieres hacer trabajo personal para acercarte a esta forma de vida donde el éxito y las formas “correctas” sean definidas por ti y puedas quitarle el mal aliento a tus exhalaciones, te recomiendo mi curso “El Éxito Según Yo”. Ahí te digo cómo le hice yo para estar en este estado de plenitud, y te comparto herramientas que te pueden ayudar a trazar tu propio camino desde el egoísmo de vivir siempre a partir del amor propio. 


Diego Dreyfus
Cuestiono todo | No soy Coach | Soy simplemente una mala influencia así que no me sigas si te da miedo crecer.
Learn More
diego@tevasamorir.comhttps://www.tevasamorir.com/

Comments

Artículos Relacionados

¿Qué significa amar?

VER MAS

¿Cómo ser emprendedor en la Ciencia? El apoyo es poco, pero las ganas sobran

VER MAS

Ser egoísta te hará un mejor padre

VER MAS

El orgasmo es tu superpoder

VER MAS

Únete A Nuestros Cursos Gratuitos

Lo que he aprendido para sacar ventaja al sistema capitalista

Entiende qué te detiene para ser pleno; y trabaja en ser la mejor versión de ti mismo.

Dices que quieres una vida mejor...
¿Pero haces con tu cerebro lo necesario para obtenerla?