20.12.2019
Mente

¿De dónde viene la plenitud?

Mariana Valenzuela

La plenitud viene desde adentro


Para mí, algo de lo más chingón de ser humanos, es que tenemos un deseo muy fuerte de algo más. De crecer más, ser más, tener más, aprender más, reír más. Queremos llegar a esa mentada “plenitud” de la que tanto se habla, y nos quebramos la cabeza pensando en qué metas debemos cumplir para alcanzarla. 

Empecemos definiendo la palabra. Según San Google, plenitud es: “Estado de una cosa o persona que ha alcanzado su momento de máxima perfección o desarrollo”. O sea que la plenitud se alcanza cuando llegamos al punto más chingón de algo. Si lo que buscamos es sentirnos plenos en, eso implicaría estar en el punto máximo de nuestro crecimiento personal. 

El pedo es que casi no se habla de esto de manera profunda, sino únicamente como algo muy superficial. Durante muchas generaciones la sociedad ha tenido la idea de que la plenitud se logra a base de metas cumplidas. Se cree que entre más logros tengas en tu escuela o en el trabajo, te sentirás mejor y más conforme con tu vida. Por eso desde la primaria traemos bien instalado el chip de competir entre nosotros para ser el primer lugar en todo. Y nos meten a competencias de deportes, a concursos de deletreo y eso de estar en el cuadro de honor se vuelve casi una obsesión para muchos. Lo triste de esto es que si esas metas no se logran queda una sensación de vacío, de impotencia y coraje hacia uno mismo. Además vienen los juicios. 

Estamos tan acostumbrados a tachar de mediocres o incompetentes a quienes no cumplen ciertas metas que como sociedad esperamos (como terminar una carrera universitaria y tener un trabajo donde paguen muy bien), que cuando alguien se topa con dificultades para alcanzarlas, se frustra demasiado porque siente que fracasó. En esta sociedad ser fracasados es sinónimo de discriminación.

En ese afán por no sentirnos fracasados o ser juzgados como tal, nos empeñamos en fijarnos metas y hacemos casi hasta lo imposible por cumplirlas. No importa si eso implica no dormir, estar en un trabajo que nos cague, hacerle la barba a nuestros jefes aunque nos traten como si fuéramos inferiores. Asumimos costos muy cabrones por lograr las putas metas. Y luego las cumplimos, o no las cumplimos, y nuestra vida sigue siendo igual: el presente se nos va por andar pensando en esos pinches objetivos a futuro. 

Deja de buscar la plenitud en cosas externas

Para darte cuenta de cómo es la vida que prefieres y así poder trazar los objetivos para alcanzarla y sentirte en plenitud, viaja a tu interior. Suena complicado, pero es mucho más sencillo de lo que parece: solo date tiempo para desenchufarte del mundo y conectar contigo. Hazlo de la forma que mejor te funcione. Puedes hacer yoga, ir a clases de meditación, salir a correr, escuchar música que te relaje, respirar en silencio, o cualquier otra actividad que te sirva para crear un ambiente que te inspire a estar en calma y reflexionar sobre ti y tu vida. Ningún método es mejor o peor, cada quien tiene sus preferencias. El chiste es encontrar el que te permita establecer una conexión más profunda contigo mismo y explorar cada rincón de tu ser. 

Así que si estás pensando en tomar las riendas de este juego al que llamamos vida y quieres crecer como persona (de la forma en que quieras y hacia donde prefieras) para sentirte pleno, empieza por descubrir la cosas chingonas que hay en ti. Te toparás con tesoros que querrás aprovechar al máximo y serán un buen inicio para trazar tu camino hacia ser un humano más feliz en el aquí y el ahora, que al final de cuentas eso es plenitud. 

Mariana Valenzuela
Siempre he querido cambiar al mundo y al escribir me siento superpoderosa. Soy muy yo: cursi, feminista, entregada y fan de lograr cosas que parecen imposibles. Espero nunca se me quite lo terca.
Learn More
mariana@tevasamorir.comhttp://www.tevasamorir.com

Comments

Artículos Relacionados

Trabajos desde casa: el dinero en tiempos de Coronavirus

VER MAS

¿Eres adicto a tus emociones?

VER MAS

Emociones positivas: la importancia de contarte historias chingonas

VER MAS

Manejo de emociones: ¿neta la Inteligencia Emocional es la más importante de todas?

VER MAS

Únete A Nuestros Cursos Gratuitos

Lo que he aprendido para sacar ventaja al sistema capitalista

Entiende qué te detiene para ser pleno; y trabaja en ser la mejor versión de ti mismo.

Dices que quieres una vida mejor...
¿Pero haces con tu cerebro lo necesario para obtenerla?