16.1.2020
Mente

¿Cómo vencer tus miedos y excusas?

Daniel Huertas

Un día estás tranquilamente tomando un baño y de repente una idea maravillosa te viene a la mente. Y al instante, una voz interna, que ni siquiera sabes quién es, te muestra 200 razones diferentes por las cuales, la idea tan maravillosa que has tenido, es “imposible”. 

Imposible es una palabra que deberías poner en duda más a menudo. Porque ¿quién decide si algo es posible o no?

Imagino que miles de personas se rieron de los hermanos Wright cuando volaron el primer avión. Todos los que calificaron esa aventura como imposible, lo único que estaban haciendo es mostrar sus propias limitaciones. 

Cuando una idea maravillosa llega a tu vida, tu cuerpo se siente activado completamente, es algo nuevo que crea ilusión, y tu mente, que se siente fuera de lugar, decide contrarrestar. Y por eso te quiero invitar a analizar estos dos resultados. 

Reconoce que no eres tus pensamientos

Tu mente, que arrastra con ella todos los momentos que has vivido, se autolimita porque salir de la zona de confort es algo que cuesta. La mente está diseñada para protegernos, no para hacernos felices. Por eso te intenta proteger, porque con todas las experiencias que has vivido en tu vida, se han ido creando ideas que no tienen por que ser ciertas. 

Por otro lado, tu cuerpo solo ve formas y formas de hacer esa idea realidad, porque el cuerpo no carga con pasados, sino que sabe quién eres y de lo que eres capaz. 

Y es una lucha interna que se ve afecta por esos miedos y excusas. ¿Y cómo lo vencemos?


Cómo enfrentar tus tus dudas

Lo primero es darnos cuenta que nosotros no somos nuestro pasado. Imagínate que cuando eras un bebé, te lanzaste a caminar, y te caíste a los 2 segundos del primer intento. Como la mente no tiene suficientes experiencias vividas (porque eres un bebé) no hay ninguna voz que te diga no puedes caminar. Por eso el cuerpo, que es capaz de todo, se pone de pie y vuelve a caminar. Y después de miles de caídas, somos capaces de aprender a caminar. 

El problema es que al volvernos adultos nos tomamos la vida tan enserio que nuestro pasado nos controla más de lo que pensamos. 

Todas esas razones por las cuales tu mente te dice que no puedes hacer esa idea realidad, son, de hecho, la razón por la cual debes de intentarlo. 

El escritor que no escribe un libro porque si no no puede pasar suficiente tiempo con sus hijos, debe de escribirlo, y con ello sus hijos se darán cuenta que poner tiempo en lo que nos hace feliz, merece la pena. 

El cantante que no hace esa primera actuación por miedo a no gustar, debe de hacerlo para darse cuenta de que sí gusta. 

El actor que no va a los castings por miedo a dejar su trabajo y llegar a fin de mes, está bloqueando, por miedo, una película que le haría millonario. 

Y así es como por vivir una vida “realista” nos limitamos a nosotros mismos y acabamos viviendo una vida “segura” controlada por nuestros miedos, pero que nos aleja de la felicidad cada día más.

El pasado solo existe en tu mente

La historia de tu pasado ni siquiera es real. Dime, ¿dónde está el pasado? Solo existe en tu mente, y aferrarte a ella solo está haciendo que tus sueños parezcan cada vez más difíciles, lo cual no quiere decir que esa sea la realidad. 

Si los hermanos Wright hubieran escuchado a la gente, quizá seguiríamos cruzando el Atlántico en barco como único medio de transporte, y no como alternativa. 

Por eso te animo a escuchar a la idea, y reconocer los miedos, entenderlos, analizarlos, y darte cuenta que tú no eres tus miedos. Tú eres la idea, y merece la pena intentarlo. 

Escribe el libro, compra ese billete de avión, salta en paracaídas, dile te amo a esa persona que tanto tiempo llevas queriendo en silencio. Haz lo que sea que te llena de ilusión por esos primeros segundos hasta que tu versión más acomodada trata de echarlo todo por tierra. Es fuera de la zona de confort donde ocurren maravillas. 

Tus miedos son irreales, pero tu amor por vivir nuevas aventuras no lo es. 

Daniel Huertas
Si tuviera que definirme diría que soy simple y curioso. La simplicidad me hace plasmar en palabras lo que siento, y la curiosidad me hace aprender más y más cada día sobre la maravillosa vida que tenemos delante, y las infinitas formas posibles de disfrutarla. Me encanta porque me queda tanto por aprender que cada día aprendo más que el anterior. Escribir es la forma en la que conecto, de forma más profunda, mi interior con el mundo exterior. Me apasiona ayudar, reir, y añadir un punto de vista diferente a cualquier conversación.
Learn More
daniel@tevasamorir.comhttp://www.tevasamorir.com

Comments

Artículos Relacionados

Trabajos desde casa: el dinero en tiempos de Coronavirus

VER MAS

¿Eres adicto a tus emociones?

VER MAS

Emociones positivas: la importancia de contarte historias chingonas

VER MAS

Manejo de emociones: ¿neta la Inteligencia Emocional es la más importante de todas?

VER MAS

Únete A Nuestros Cursos Gratuitos

Lo que he aprendido para sacar ventaja al sistema capitalista

Entiende qué te detiene para ser pleno; y trabaja en ser la mejor versión de ti mismo.

Dices que quieres una vida mejor...
¿Pero haces con tu cerebro lo necesario para obtenerla?