12.12.2019
Mente

¿Cómo superar la ansiedad? Cambia el quiero por el prefiero

Daniel Huertas

Corres y corres y corres y parece que no llegas a ningún lugar. O, mejor dicho, llegas a donde pensabas que querías llegar y resulta que no era lo que querías. ¿Qué sigue ahora? Y la pregunta del millón: ¿cómo eliminar la ansiedad que eso nos provoca?

Todos hemos estado en esta situación alguna vez en la vida.

Resulta que queremos algo con todas nuestras fuerzas y nos olvidamos del momento que se nos está escapando entre las manos solo por querer llenar agujeros profundos con algo externo a nosotros. Y cuando llegamos a esas metas que nosotros mismos nos ponemos nos damos cuenta que la meta dura un segundo, y que después ahí estamos de nuevo, con nuestros vacíos, listos para volver a cometer el mismo error de pensar que algo externo nos va a cambiar lo interno. 

Un día leí una frase que decía: “¿Recuerdas el día que soñaste estar donde estás hoy?” Y claro que lo recuerdo. Ahí estaba yo, con mis metas entre las manos y mi cabeza en el futuro. Hasta que me di cuenta que la vida es ese momento que se me estaba yendo por perseguir esos objetivos que me creaban angustia interna. Sentía feo,una sensación de ir sin rumbo. ¿Sabes por qué? Porque lo externo no dependía de mí. Mi ego me ponía contra las cuerdas. 

“La felicidad no está en otro lugar sino en este lugar, no en otra hora, sino en esta hora”

Tendemos a cometer el error de decirnos a nosotros mismos: “cuando gane X cantidad de dinero voy a ser feliz”, “cuando consiga X voy a ser feliz”, “cuando tenga la casa de mis sueños”, “cuando tenga una familia”, “cuando encuentre el amor de mi vida”… Nos olvidamos de preguntarnos por qué queremos lo que queremos; sólo queremos. 

Y cuando la realidad no cumple con tus expectativas, entonces se crea una ansiedad por conseguir eso que crees que te va a cambiar la vida. Y el problema no está en la realidad, sino en que estás dejando que tu ego te haga creer que debe ser diferente. 

El problema es tu resistencia a vivir la vida con una necesidad que tu ego te crea pensando que necesitas esas metas, cuando la vida es perfecta como es, y este momento que estás dejando que se escape es lo único que existe. Pero a veces no sabemos vivir el presente.

Querer expone nuestros vacíos, porque recurrimos a algo externo para llenar huecos que tienen una razón mucho más profunda que ganar más dinero o tener un coche mejor. 

Y te pasas la vida corriendo detrás de algo y cuando lo tienes ahora quieres más, y más, y más. Eso no para nunca. Entonces te conviertes en tu versión más vulnerable porque siempre que algo externo controle tu forma de actuar, estarás en peligro. En peligro de chocarte de golpe con la realidad. 

Suelta el querer; déjalo ir 

Querer te expone. Querer te hace irte al futuro. Querer te hace olvidarte de este instante, el cual curiosamente ya se ha ido, y ni siquiera lo has aprovechando porque estabas en otro lugar que solo existe en tu mente. 

El ego nunca cesa es su búsqueda por conseguir metas, y conseguirlas está increíble, pero ¿de qué sirve conseguirlas si no las disfrutas? 

Quieres, pero ¿y si no llegas nunca a esa meta, entonces ya nada tiene sentido? 

Tus metas no te definen

Obviamente esta genial tenerlas, pero siempre y cuando no vengan de ningún vacío que te haga abandonar este momento. 

Yo prefiero conseguir todas mis metas. Y prefiero simplemente porque si no lo consigo, no pasa nada. Sé quién soy, me amo aquí y ahora, sin siquiera haber conseguido esas metas, y ninguna de ellas me define. 

La definición de quién eres es mucho más grande que cualquier meta que tu ego te haga creer que es imprescindible. Lo único imprescindible es disfrutar de la vida que, por tanto querer, se te está escapando entre los dedos. 

Ten metas, y tenlas a lo grande 

Ve tras metas que te hagan saltar de la cama cada mañana, que te inspiren a vivir apasionado del proceso en el que te estás involucrando. Atrévete a tener metas que no puedas contar a otros porque nadie las entendería. Ten metas que no puedas ni explicar con palabras. Pero antes de fijar esas metas, asegúrate de entender que la forma de disfrutar el proceso es preferir en vez de querer. Es la forma en la que le dices a la vida que tus metas no te definen, que da igual el resultado porque lo vamos a pasar increíble. Que más que simples metas,sean grandes prefieros. Prefiere lograrlas todas.

Y si de casualidad no las logras, ¿qué importa? Sigues siendo más grande que todas ellas. 

Cuando te das cuenta que este momento es único, dejas de querer estar en otro lugar, y es entonces cuando esos lugares comienzan a venir a ti. 


Daniel Huertas
Si tuviera que definirme diría que soy simple y curioso. La simplicidad me hace plasmar en palabras lo que siento, y la curiosidad me hace aprender más y más cada día sobre la maravillosa vida que tenemos delante, y las infinitas formas posibles de disfrutarla. Me encanta porque me queda tanto por aprender que cada día aprendo más que el anterior. Escribir es la forma en la que conecto, de forma más profunda, mi interior con el mundo exterior. Me apasiona ayudar, reir, y añadir un punto de vista diferente a cualquier conversación.
Learn More
daniel@tevasamorir.comhttp://www.tevasamorir.com

Comments

Artículos Relacionados

¿Qué significa amar?

VER MAS

¿Cómo ser emprendedor en la Ciencia? El apoyo es poco, pero las ganas sobran

VER MAS

Ser egoísta te hará un mejor padre

VER MAS

El orgasmo es tu superpoder

VER MAS

Únete A Nuestros Cursos Gratuitos

Lo que he aprendido para sacar ventaja al sistema capitalista

Entiende qué te detiene para ser pleno; y trabaja en ser la mejor versión de ti mismo.

Dices que quieres una vida mejor...
¿Pero haces con tu cerebro lo necesario para obtenerla?