1.7.2020
Crecimiento

Autoestima alta: vivir desde el amor propio

Mariana Valenzuela

Como sociedad tenemos la costumbre de juzgar a quienes demuestran tener buena autoestima. Los tachamos de mamones, presumidos, egocéntricos y hasta insoportables. Decimos que les falta humildad y les sobra ego. ¿Y todo por el solo hecho de tener tanto amor propio, que se les nota?


Hoy vengo a cuestionar esta idea. Podemos ser humildes y tener autoestima alta. Una cosa no va peleada con la otra. No le veo el caso a poner etiquetas negativas a los humanos que se aman como son y confían en sí mismos. 


¿Que alguien se quiera tanto a sí mismo que se note lo vuelve odioso? ¿En qué te afecta que alguien no dude de sí y se anime a superar retos de forma confiada? Creo que si te incomoda la gente con la autoestima alta, algo tienes que rascar en tu interior. Es como un foco rojo indicando que en el fondo probablemente te da envidia tanto amor propio, o te pesa no tenerte en el mismo concepto que esa persona. O tal vez tienes alguna otra razón, pero el fondo sigue siendo el mismo: te incomoda que alguien esté bien consigo. Mi pregunta es: ¿qué dice eso de ti? 


No quiero que te martirices ni pretendo hacerte enojar ni sentirte juzgado. No va por ahí la cosa. Simplemente quiero que, si así lo prefieres, utilices este artículo como una excusa para hacer una introspección y reflexionar sobre tu postura ante la idea de “autoestima alta” tanto en ti como en los demás.


Antes de entrar de lleno en el tema, hay que tener claro qué es autoestima:

Definición de autoestima


Según la Real Academia Española, la palabra “autoestima” se refiere a:

“Valoración generalmente positiva de sí mismo”.


Esta es una de esas veces en las que la RAE se queda bastante corta con sus definiciones. La autoestima es más que la valoración que tenemos sobre nosotros mismos. Además, no estoy de acuerdo con que generalmente sea positiva. Ojalá así lo fuera, nos ahorraríamos muchos pedos internos y con los demás, pero suele ser algo en lo que necesitamos trabajar. 


Así que incluiré más definiciones.


Desde el punto de vista de expertos en Psicología-Online, autoestima es:

“Es la suma de la confianza, el respeto hacia uno mismo y la valía que le atribuimos a nuestra competencia, lo que acaba conduciendo al juicio de valor que hacemos sobre nuestra persona. En definitiva, es el amor que cada uno siente por él mismo”.

Esta definición me parece más completa. Habla de qué tanto confiamos en nosotros, nos respetamos y del valor que nos damos como personas, que al final se puede resumir en el amor propio. 


Veamos qué dice Wikipedia sobre la autoestima:

“La autoestima es un conjunto de percepciones, pensamientos, evaluaciones, sentimientos y tendencias de comportamientos dirigidos hacia uno mismo, hacia nuestra manera de ser, y hacia los rasgos de nuestro cuerpo y nuestro carácter. En resumen: es la evaluación perceptiva de nosotros mismos”.


Creo que este concepto de autoestima es más objetivo y menos “cursi”. Y se resume muy bien al decir que es la percepción que tenemos de nosotros mismos. Puede ser positiva o negativa. Cuando nos aceptamos y nos valoramos de forma positiva, se dice que nuestra autoestima es alta. Por el contrario, si no tenemos una buena apreciación sobre nosotros mismos, tenemos autoestima baja. 


Características de personas con autoestima alta:

Si buscas información sobre cómo son quienes tienen autoestima elevada, encontrarás muchísimas fuentes que hablen al respecto. Pero aquí te va muy al estilo Te Vas A Morir, una lista de características de las personas que viven en amor propio y por lo tanto tienen autoestima alta. Más allá del típico “confían en sí mismos, no le temen a los obstáculos y tienen actitud positiva”, tratamos de irnos un poco más profundo. Ahí te va:


1. Viven desde el amor: aman de adentro hacia afuera


Por más cursi que suene, el amor propio es el pilar de la autoestima. Quien no tiene amor propio no logrará elevar su autoestima ni con mil cursos de crecimiento personal. 


Vivir desde el amor empieza desde adentro y se expande a todos los aspectos de nuestra existencia. Quien desde el amor a sí mismo construye su autoestima, se vuelve una persona amorosa con los demás. Y con esto no me refiero precisamente a alguien empalagoso que siempre demuestra su cariño con palabras, abrazos o besos. Creo importante aclararlo porque a veces pensamos que si alguien no nos dice todo el día que nos ama y no nos llena de abrazos, no nos ama. Pero la cosa a veces no es así. Los humanos podemos demostrar nuestro amor con empatía, con respeto y trabajando desde nuestra trinchera por un mundo mejor, sin necesidad de demostrar afecto físicamente o con palabras. Incluso podemos amar a quien no conocemos. Así de peculiar es vivir desde el amor.



2. Les vale madre lo que digan de ellos


Esta es la parte más cómoda de amarse a uno mismo y de tener una percepción propia positiva (o sea tener autoestima alta): importa una chingada qué opinen de nosotros. Cuando sabemos quiénes somos y nos valoramos como individuos únicos (aceptando que tenemos defectos y virtudes, pero sabiéndonos irrepetibles), nos deja de importar lo que la gente diga cuando se refieran a nosotros. No por que nos sintamos superiores ni mucho menos; simplemente tenemos bien estudiadas tanto nuestra luz y nuestra sombra, y no hace falta desgastarnos enganchándonos en opiniones ajenas sobre uno mismo. 


Pueden decir mil cosas sobre ti. Pero por más que traten de tumbarte, si estás consciente de lo que eres y de lo que vales, ningún comentario afectará tu autoestima. Tampoco es cosa de magia ni quiero decir que tener autoestima alta te vuelve una especie de superhéroe ni mucho menos. Parte de tener una buena valoración de uno mismo es aceptar nuestra sombra y entender que hay cosas en las que podemos mejorar. A veces los comentarios de otros nos ayudan en nuestro crecimiento personal, especialmente si provienen de personas que nos aman y los dicen con buena intención. 


Cuando tienes buena autoestima aprendes a distinguir entre una crítica constructiva que de hecho te puede ayudar, y comentarios de quienes nada más quieren hacerte sentir mal sobre ti. A esos últimos simplemente los ignoras porque entiendes que no vale la pena desgastarte ante la negatividad de alguien hacia ti. 

3. Se conocen a consciencia, abrazando su luz y su sombra


Las personas que tienen autoestima alta saben bien quiénes son porque se han dado la oportunidad de echarse un clavado en su interior y verse de forma objetiva: como seres de luz y de sombra. Y como se conocen a conciencia, tienen una visión completa de sí y se valoran por lo que son. Saben de qué lado cojean y no se apenan por ello, pues saben que es un área que pueden mejorar. Si alguien intenta hacerlos sentir mal burlándose por cualquier razón, los mandan a la chingada porque están en paz consigo mismos, con su luz y su sombra. 


Imagina que te conoces a fondo. Sabes que eres inteligente y capaz, pero también que te cuesta tomar iniciativa. Ya has la hecho introspección necesaria para estar consciente de tu dualidad y te aceptas como eres, pero tienes la disposición y la confianza en ti como para trabajar en lo que prefieres mejorar. Si de repente llega un compañero de trabajo y se burla de que siempre tienen que decirte cómo empezar los proyectos, te va a valer pito lo que te diga porque ya sabes cuál es tu realidad por estar en contacto contigo. 


En cambio, alguien que no ha hecho paz con su luz y su sombra, y no tiene buena autoestima, se angustiaría bastante ante los comentarios negativos que le hagan otras personas porque no tendría la seguridad suficiente en sí mismo como para enfrentar los juicios.



4. Cuidan su energía y se rodean de personas que hagan lo mismo


En inglés hay un dicho de “your vibe attracts your tribe”. En nuestro idioma eso significa que según tu energía será el tipo de personas que te rodeen. En esto la autoestima alta juega un papel importante: el sentirse bien con uno mismo es algo contagioso y se siente tan bien que buscamos rodearnos de personas que se sientan igual de cómodas consigo. Si tú estás en un punto en que tu energía es positiva al valorarte y aceptarte, te dará hueva convivir con gente que no se ama y/o que se la pasa lamentándose o criticando. 

Una autoestima alta se nota. Su energía se puede sentir, no solo por la persona que la tiene sino por quienes lo rodean. Y esa persona se siente tan bien consigo, que contagia su positividad a los demás y los inspira a amarse más y mejor. A veces de forma consciente y en ocasiones sin darse cuenta, pero esa buena vibra se antoja y la gente a su alrededor busca la manera de sentirla por su propia cuenta. 



5. Sueltan lo que no les ayuda a ir hacia la vida que prefieren


Cuando hay autoestima alta no queda lugar para la negatividad. Parte del proceso de amarse a uno mismo y valorarse como ser humano, es entender qué nos lleva a la plenitud y cuál es el camino hacia la vida que preferimos. Si ya estamos en el punto en que sentimos que por fin encontramos nuestro lugar en el mundo (eso pasa cuando tenemos fortalecida nuestra autoestima), procuramos mantenernos en ese mood y hacemos lo que se necesite para lograrlo. A veces eso implica dejar ir personas, hábitos, ideas o cosas que nos estorban para ir hacia donde preferimos. 


Esto va ligado a cuidar nuestra energía. Aprender a soltar es parte importante del fortalecimiento de nuestra autoestima, porque cuando aprendemos a valorarnos logramos entender que no vale la pena aferrarnos a lo que no aporta a nuestro crecimiento personal. Nuestra vida se vuelve un gran “pa’ fuera lo que no sirve”, sin arrepentimientos ni culpas, porque nos ponemos primero a nosotros mismos. 



¿Cómo amarse y aceptarse?


Aprender a amarnos y aceptarnos es un proceso muy personal que requiere muchos huevos. Además, cada quien hace lo que puede con lo que tiene, como dice el dicho. Lo que para unos es fácil, para otros representa todo un camino lento y complicado. Cada quien avanza a su ritmo y dependiendo de cómo esté emocionalmente.


Sin embargo, creo que tener autoestima alta permite disfrutar más la vida porque al amarnos y aceptarnos como somos, abrazando nuestra luz y nuestra sombra, podemos encaminarnos hacia la vida que preferimos dejando ir todo aquello que no nos da plenitud. Entonces, si fuéramos más personas con autoestima alta, habría menos lugar en el mundo para comentarios y actitudes negativas porque seríamos más quienes estaríamos en paz con nosotros mismos y con el mundo que nos rodea. 


Pero decirlo suena más fácil de lo que puede llegar a ser. Sería una mentira decirte que de la noche a la mañana vas a saber valorarte y te vas a amar. Necesitas tomar la decisión de echarte un clavado a tu interior y tener el valor de enfrentarte con tu verdadero yo: un ser compuesto de luz y de sombra. Hay que aceptar que por más que trabajemos en hacer cada vez más grande nuestro lado luminoso, siempre tendremos un lado más oscuro que también debemos aprender a aceptar para fortalecer nuestra autoestima.


Si seguimos creyendo que una persona es valiosa únicamente cuando es perfecta (o aparentemente perfecta), nunca podremos amarnos porque la naturaleza de los humanos es imperfecta, y eso nos hace únicos y nos da espacio a estar en continuo crecimiento personal. 


Me caga la palabra “consejo”, pero si me preguntaras qué hacer para tener autoestima alta te diría que trataras de desprenderte de las ideas preconcebidas que tienes sobre cómo es una persona “chingona” o “que vale la pena”. Todos, a nuestra forma, valemos la pena, pero también todos la cagamos de una u otra forma. Así somos los humanos. La diferencia entre tener una autoestima alta o no tenerla, está en tenernos paciencia y trabajar en conectar con nosotros mismos a un nivel profundo para conocernos a conciencia. Desde esa conciencia propia, aceptándonos como somos, nace el amor propio. Y esa es la base del autoestima. Ya que estés en ese punto tu energía fluirá desde el amor. Algunos no entenderán la seguridad en ti y te pondrán etiquetas negativas, pero tú sabrás lo que realmente eres y el valor que te das. Tu autoestima  alta hará que todo eso se te resbale. 















Mariana Valenzuela
Siempre he querido cambiar al mundo y al escribir me siento superpoderosa. Soy muy yo: cursi, feminista, entregada y fan de lograr cosas que parecen imposibles. Espero nunca se me quite lo terca.
Learn More
mariana@tevasamorir.comhttp://www.tevasamorir.com

Comments

Artículos Relacionados

LGBTTTIQ...XYZ ¿Para qué tantas etiquetas de diversidad sexual? 

VER MAS

La vida fluye

VER MAS

Villancicos: ¿por qué esperar hasta diciembre para escucharlos?

VER MAS

El noviazgo: ¿amor o apariencia?

VER MAS

Únete A Nuestros Cursos Gratuitos

Lo que he aprendido para sacar ventaja al sistema capitalista

Entiende qué te detiene para ser pleno; y trabaja en ser la mejor versión de ti mismo.

Dices que quieres una vida mejor...
¿Pero haces con tu cerebro lo necesario para obtenerla?