28.11.2019
Tú Siendo Tú

Amarse a uno mismo, con todo y sombra

Mariana Valenzuela

Mucho se habla sobre amarse a uno mismo. Se tiene un concepto muy cursi sobre el tema. Se cree que todo es bonito, que se trata de ver lo mejor de nosotros. Sí, es cierto que el proceso de querernos implica descubrir las cosas buenas, nuestra luz. Para llegar al amor propio, procura lo que eres. Indaga dentro de ti para averiguar quién eres, para qué viniste a la vida, cuál es tu don, qué le quieres entregar a los demás. Pero recuerda que gran parte de amarnos consiste en abrazar nuestra sombra. Dejar de echar nuestra sombra al de afuera, tomarla y responsabilizarnos, es el principio del amor propio. Solo podemos amarnos completamente si amamos también nuestra sombra. No hay de otra.

amarse a uno mismo, amor propio
Amarse a uno mismo empieza desde adentro


Lo que te choca, te checa. Ve hacia adentro.

Estamos divididos. Tenemos que ver para adentro. En tu interior hay luz y sombra, pero como nos da miedo la sombra, la criticamos y la juzgamos. Estamos polarizados como sociedad, echando veneno hacia afuera. Lo vemos mucho en redes sociales: todos hablando mal de los otros, criticando. Lo ideal es voltear hacia dentro y preguntarnos por qué nos molestan esas cosas de los demás. Como dicen por ahí “lo que te choca, te checa”.

Pregúntate qué es lo que menos aguantas del mundo, qué es lo peor que te pueden hacer. Observa a tu alrededor y revisa lo que te separa de ellos y encuéntralo en ti. Cuando encuentres al hijo de puta más grande que está afuera y lo encuentres en ti, vas a dejar de estar alienado de la gente. Vas a dejar de sentir soledad, te vas a dar cuenta con un chingo de humildad que lo que ves de ellos lo tienes en ti y lo vas a empezar a trabajar. Dejarás de juzgar y entenderás a los demás. 

Amar al prójimo, ver lo que te caga de los demás y revisarlo en ti. Si agarras algo de alguien, lo pones en ti y haces un ejercicio de amarte con todo y eso, automáticamente amas al prójimo. Se llama empatía. Es entender al otro, ponerle atención, escucharlo activamente: va mucho más allá de ponernos en sus zapatos. Eso hace que cambies tu frecuencia, y que mucha gente se aleje de ti por eso, o que tú te alejes de ellos.


Tus sueños te están chingando la vida.


Las metas, los anhelos, los quereres, nos van alejando de la plenitud y hacen más difícil el amarse a uno mismo. Si sueltas y dejas de querer, amas lo que eres y lo que tienes. Pero eso es un proceso interno, es amar tu presente. Amar tu aquí y ahora, sin que lo de afuera te afecte, es futuro presencial. Se trata de aventar tu mente a visualizar locamente lo que quieres. Sin fecha y sin lógica. Ponte a soñar sin límite.

El único chiste de visualizar tus sueños, es sentirte bien. Uno es feliz soñando. A veces cuando tenemos eso que tanto anhelábamos, la vida nos da algún golpazo y nos damos cuenta que lo material son mamadas que no sirven para nada. Por eso es importante disfrutar el presente, lo que tenemos en el momento. 

Cuando tus visualizaciones las quieres aterrizar a cosas tangibles, matan tu presente. Y nada es cierto más que tu presente. Por eso te tienes que contar tus propias pendejadas. Cuéntate historias que te hagan sentir bien y deja de contarte historias que te hagan sentir mal. Visualízate de forma positiva, sin dejar de disfrutar lo que tienes. Poco a poco atraes lo que sueñas, sin aferrarte, y tus visualizaciones se vuelven realidad.

No hay bueno ni malo, hay conciencia. 

Por eso no creo solo en una cosa. Si te das cuenta que algo está viniendo desde afuera y es una necesidad. Es importante ver hacia adentro. Revisa tus locuras más internas y crea a partir de ellas. Ponte a amarte y cuando estés en paz contigo mismo, todo fluirá. 

El único “bien” y “mal” está en tu corazón. Por eso no hay que usar “el bien y el mal” como palabras. Son demasiado simples ¿Te sientes pleno? Vas. ¿Te sientes vacío? Para. Esa es la brújula que te puede guiar. La vida se trata de crear tu propia realidad de forma consciente. Haz tu vida tan chingona como quieras.


Entonces, ¿cómo amarse a uno mismo?

Para llegar al amarte, abraza tu dualidad. En vez de querer cambiar para adaptarte a otros, acepta tu mierda y tu luz. Deja de tratar de ser como los demás y sé tú. Busca dónde está lo que te gustaría mejorar porque sabes que la estás cagando, y abraza las cosas chingonas que hay en ti. 

Sal a la vida y busca en tus adentros las cosas que te cagan de los demás. Piensa por qué te molesta tanto cierta cosa y reflexiona sobre cómo resuena eso en ti. Identifica tu luz, busca formas de potencializarla y no permitas que tu sombra la apague. Encuentra tu balance.

Algo que me ha funcionado mucho es tratarme como a una amiga. Preocuparme por cómo estoy, hablar conmigo misma, ver cómo ayudarme y estar ahí para mí, así como le hago con mis amigos. 


Amarse a uno mismo permite disfrutar del amor más puro: el propio. Es la base de la mentada estabilidad emocional que tanto buscamos. Cuando hablamos de “amarse a uno mismo”, se trata de descubrir tu don, honrar tu sombra y tu ego, y al mismo tiempo dar rienda suelta a tu luz. No ocultes tu ego, pero no dejes que te controle. Tampoco te preocupes de lo que digan de ti. Deja de cubrir lo que eres; hacerlo es esconder tu luz. Tú estás creando tu realidad. Quiérete y acepta tu presente. Tu historia depende de ti y del amor que te tengas.

Como ejemplo, te dejo un video que me gusta mucho de Huracán Dreyfus, en el que habla abiertamente de la peor parte de él: sin negaciones.


Mariana Valenzuela
Siempre he querido cambiar al mundo y al escribir me siento superpoderosa. Soy muy yo: cursi, feminista, entregada y fan de lograr cosas que parecen imposibles. Espero nunca se me quite lo terca.
Learn More
mariana@tevasamorir.comhttp://www.tevasamorir.com

Comments

Artículos Relacionados

LGBTTTIQ...XYZ ¿Para qué tantas etiquetas de diversidad sexual? 

VER MAS

La vida fluye

VER MAS

Villancicos: ¿por qué esperar hasta diciembre para escucharlos?

VER MAS

El noviazgo: ¿amor o apariencia?

VER MAS

Únete A Nuestros Cursos Gratuitos

Lo que he aprendido para sacar ventaja al sistema capitalista

Entiende qué te detiene para ser pleno; y trabaja en ser la mejor versión de ti mismo.

Dices que quieres una vida mejor...
¿Pero haces con tu cerebro lo necesario para obtenerla?